Estudio: ¿El consumo de edulcorantes artificiales aumenta el riesgo de padecer cáncer?

Versión para imprimir

Lea el artículo que evaluamos

ÍNDICE

Resultados del estudio ¿Qué significa esto para mí?
Fortalezas y limitaciones Preguntas que debe plantearle a su médico
Directrices  

 

RESUMEN SOBRE EL ESTUDIO

Este estudio trata sobre:

Si los edulcorantes artificiales aumentan el riesgo de padecer cáncer.

¿Por qué es importante este estudio?

Los edulcorantes artificiales se utilizan en una amplia variedad de alimentos y bebidas como una alternativa a los azúcares añadidos. Los cálculos recientes apuntan a que aproximadamente el 40 % de la población adulta de Estados Unidos consume edulcorantes artificiales con regularidad.

Los estudios que analizan las relaciones entre el consumo de edulcorantes artificiales y el cáncer han presentado resultados contradictorios. La mayoría de los estudios realizados en humanos se han enfocado únicamente en bebidas endulzadas artificialmente, por lo que probablemente no consideran el consumo total de edulcorantes artificiales debido a su extenso uso en alimentos procesados.

El estudio analizó diferentes tipos de edulcorantes artificiales y evaluó el riesgo de padecer cáncer en relación con el consumo total a partir de diferentes fuentes. Saber si los edulcorantes artificiales tienen un impacto en el riesgo de padecer cáncer podría ayudar a que las personas elijan un estilo de vida más saludable.

Resultados del estudio:

Los investigadores analizaron la información de más de 102,000 personas adultas francesas que participaron en el estudio NutriNet-Santé, estudio que implica un extenso y constante esfuerzo para estudiar las complejas relaciones entre nutrición y salud. Cada seis meses, los participantes llenaron registros sobre su dieta en el sitio web del estudio. Ninguna de las personas participantes padecía cáncer al momento del inicio del estudio. Entre las personas participantes:

  • La mayoría eran mujeres (casi 80 %).
  • La edad promedio fue de 42 años.
  • Un tercio (37 %) de las personas participantes consumían edulcorantes artificiales.
  • Los edulcorantes artificiales que se consumían con más frecuencia fueron NutraSweet/Equal (aspartamo), Sunett/SweetOne (acesulfamo de potasio) y Splenda (sucralosa).
  • Los alimentos o bebidas más comunes con edulcorantes artificiales fueron bebidas endulzadas artificialmente, edulcorantes de mesa y yogurt/queso cottage.

Después de un promedio de casi ocho años, 3,358 de las personas participantes fueron diagnosticadas con cáncer; 982 fueron diagnosticadas con cáncer de mama y 403 fueron diagnosticadas con cáncer de próstata. Los investigadores utilizaron las estadísticas para determinar si existe una relación entre el tipo y la cantidad de consumo de edulcorantes artificiales y el riesgo de padecer cáncer. Los resultados mostraron que:

  • un alto consumo total de edulcorantes artificiales se relacionó con un aumento del 13 % en el riesgo de padecer cáncer (todos los tipos de cáncer) en comparación con un nulo consumo de edulcorantes artificiales. Durante varios años de seguimiento, aproximadamente 3 de cada 100 personas que no consumían edulcorantes artificiales padecieron cáncer en comparación con 3 o 4 de cada 100 personas que sí consumían edulcorantes artificiales.
  • un alto consumo de NutraSweet/Equal (aspartamo) se relacionó con un aumento del 22 % en el riesgo de padecer cáncer de mama en comparación con un nulo consumo de edulcorantes artificiales. Durante el estudio, aproximadamente 1 de cada 100 mujeres que no consumían edulcorantes artificiales presentaron cáncer de mama en comparación con 1 o 2 de cada 100 mujeres que sí consumían edulcorantes artificiales.
  • no se observó una relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el cáncer de próstata.
  • no se observó una relación entre el consumo de Splenda (sucralosa) y cualquier tipo de cáncer.

Fortalezas y limitaciones

Fortalezas:

  • El estudio incluyó más de 102,000 participantes, a quienes se les dio seguimiento durante varios años, hecho que permitió a los investigadores determinar si el consumo a largo plazo de edulcorantes artificiales podía afectar el riesgo de padecer cáncer.
  • Las personas participantes proporcionaron registros de dieta detallados. Los tamaños de las porciones se corroboraron por medio de fotografías o usando un contenedor del tamaño de la porción, lo que permitió a los investigadores analizar cada tipo de edulcorante artificial y estudiar el consumo total. Estos métodos fueron mejores en comparación con la mayoría de los estudios realizados en humanos que sólo han considerado el consumo de bebidas endulzadas artificialmente como una aproximación del consumo total.
  • Los investigadores intentaron tomar en cuenta diversos factores (p. ej., edad, sexo, IMC, actividad física, consumo de tabaco, etcétera) para ayudar a determinar el impacto de los edulcorantes artificiales en el riesgo de padecer cáncer.
  • El estudio fue financiado por instituciones de investigación académica e institutos oncológicos europeos más que por empresas que pudieron haber tenido un posible conflicto de intereses.

Limitaciones:

  • Los participantes se limitaron a personas adultas francesas, en su mayoría de raza blanca. Aproximadamente el 80 % de las personas participantes fueron mujeres. Por lo tanto, los resultados del estudio no aplican para la mayoría de la población o para poblaciones específicas, por ejemplo, para hombres o personas de diferentes grupos raciales o étnicos o de otros países.
  • Se solicitó a las personas participantes que informaran sobre su consumo de edulcorantes artificiales de manera esporádica y al azar. El uso de este enfoque puede propiciar la pérdida de información sobre el consumo de edulcorantes artificiales.
  • El estudio analizó los antecedentes familiares de cáncer de las personas participantes pero no se investigó si tenían una mutación genética hereditaria que aumentara el riesgo de padecer cáncer.
  • Es complicado descubrir las relaciones entre el consumo de alimentos específicos (o aditivos alimentarios) y el riesgo de padecer cáncer. El diseño de este estudio no permitió que los investigadores comprobaran que los edulcorantes artificiales causan cáncer. Es posible que el riesgo de padecer cáncer aumente debido a otros factores en personas que consumen edulcorantes artificiales más que por el mismo hecho de consumir edulcorantes artificiales.

¿Qué significa esto para mí?

En este estudio se observó que los edulcorantes artificiales tenían una relación del 13 % de aumentar el riesgo de padecer cáncer. Para ilustrar la forma en cómo esto afecta el riesgo, en los Estados Unidos, el riesgo de por vida promedio de una persona de padecer cualquier tipo de cáncer es de aproximadamente 40 %. El consumo de edulcorantes artificiales podría aumentar el riesgo a aproximadamente 45 %. En este estudio se observó que el consumo de NutraSweet/Equal (aspartamo) aumentó en 22 % el riesgo de padecer cáncer de mama. En los Estados Unidos, el riesgo de por vida promedio de una mujer de padecer cáncer de mama es de aproximadamente 13 %. El consumo de edulcorantes artificiales podría aumentar el riesgo a aproximadamente 16 %.

Muchas personas consumen edulcorantes artificiales para evitar consumir azúcar en exceso, hecho que conlleva sus propios riesgos a la salud. La mayoría de la información indica que es poco probable que los edulcorantes artificiales tengan un efecto importante en el riesgo de padecer cáncer. Otros factores relacionados con el estilo de vida (consumo de alcohol, obesidad, falta de ejercicio, consumo de tabaco) tienen efectos similares o de mayor importancia. Además, este estudio no incluyó el consumo de stevia, un endulzante natural sin calorías elaborado a partir de la planta de stevia. Es posible que el consumo de stevia sea la forma más segura de reducir el consumo de azúcar sin aumentar el riesgo de padecer cáncer; sin embargo, es necesario realizar más estudios al respecto. Aunque no existe suficiente evidencia que sugiera que las personas que dejaron de consumir edulcorantes artificiales redujeron su riesgo de padecer cáncer, puede ser útil consultar con un nutriólogo sobre su dieta en general.

Bibliografía

Debras C, Chazelas E, Srour B, y cols. Artificial sweeteners and cancer risk: results from the prospective NutriNet-Santé cohort. PLoS Medicine 2022;19(3): e1003950

Debras C, Chazelas E, Srour B, y cols. Total and added sugar intakes, sugar types, and cancer risk: results from the prospective NutriNet-Santé cohort. American Journal of Clinical Nutrition 2020;112(5):1267-79.

Sylvetsky AC, Jin Y, Clark EJ, y cols. Consumption of low-calorie sweeteners among children and adults in the United States. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 2017;117(3):441-48.e2

Toews I, Lohner S, de Gaudry DK, y cols. Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. British Medical Journal 2019;364:k4718.
 

Declaración de divulgación

FORCE recibe financiamiento de patrocinadores de la industria, que incluyen a empresas que producen medicamentos, pruebas y dispositivos contra el cáncer. Todos los artículos de XRAY se redactan de manera imparcial respecto a cualquier patrocinador y se someten a revisión por parte de los miembros de nuestro Consejo asesor científico antes de su publicación con el fin de garantizar la integridad científica.

Este artículo es de mayor interés para:

personas que consumen edulcorantes artificiales

También es de interés para:

Personas sanas con un riesgo promedio de padecer cáncer

Forme parte de XRAY:

Directrices
Directrices

Directrices de la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) sobre ejercicio, nutrición y peso para prevenir el cáncer hacen las siguientes recomendaciones: 

Dieta y nutrición

  • Llevar un patrón de alimentación saludable que incluya el consumo de:
    • Alimentos altos en nutrientes en cantidades que les ayuden a lograr y mantener un peso saludable.
    • Una variedad de vegetales, leguminosas con alto contenido de fibra (frijoles y guisantes) y frutas enteras de una variedad de colores. Consumir al menos de 2½ a 3 tazas de vegetales y de 1½ a 2 tazas de fruta a diario, dependiendo de sus requerimientos calóricos. 
    • Granos enteros en lugar de granos refinados. Al menos la mitad de los ganos que se consuman deben ser granos enteros. 
  • Un patrón de alimentación saludable que limite o no incluya el consumo de:
    • Carne roja o procesada.
    • Bebidas endulzadas con azúcar. 
    • Alimentos altamente procesados y productos de granos refinados.
  • Es recomendable no consumir alcohol. Las personas que decidan consumir alcohol deben:
    • Consumir solo 1 bebida al día (mujeres) o 2 bebidas al día (hombres).

Ejercicio

  • Hacer ejercicio con regularidad.
    • Las personas adultas deben realizar al menos 150 minutos de actividad moderada a intensa (equivalente a una caminata rápida) o 75 minutos de actividad vigorosa a la semana (se acelera la frecuencia cardíaca, la respiración y favorece la transpiración), de preferencia distribuyendo los tiempos a lo largo de la semana.
    • Se ha demostrado que la actividad física disminuye el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer, como cáncer de mama, endometrio, próstata y colon. También ayuda a disminuir el riesgo de padecer otras enfermedades graves como diabetes y cardiopatías.

Peso

  • Llegar a un peso saludable y mantenerlo durante toda la vida.
    • Tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo para padecer cáncer, como cáncer de mama, colon, endometrio y páncreas. Es posible controlar el peso ejercitándose regularmente y comiendo de manera saludable.

Otras instituciones expertas, incluyendo las que se mencionan a continuación, también proporcionan directrices sobre temas de ejercicio, nutrición y salud: 

Updated: 08/30/2022

Preguntas que debe plantear a su médico
Preguntas que debe plantear a su médico

  • ¿Cuál es la manera más segura para limitar mi consumo de azúcar?
  • ¿Tengo que evitar consumir ciertos alimentos o bebidas?
  • ¿Me puede canalizar con un nutriólogo?

ANÁLISIS DETALLADO DE LA INVESTIGACIÓN

Antecedentes del estudio:

Los edulcorantes artificiales son aditivos alimentarios bajos en calorías o sin calorías con un alto poder endulzante: 200 a 600 veces más dulces que el azúcar de mesa (sucrosa). Los edulcorantes artificiales se utilizan como una alternativa a los azúcares añadidos en una amplia variedad de alimentos y bebidas. Los estudios que analizan las relaciones entre el consumo de edulcorantes artificiales y el cáncer han presentado resultados contradictorios. Algunos estudios en animales indican que ciertos edulcorantes artificiales pueden causar cáncer, en tanto que otros estudios no sugieren esta posibilidad. La mayoría de los estudios en humanos se han centrado únicamente en el consumo de bebidas endulzadas artificialmente para calcular el consumo total de edulcorantes artificiales de una persona. Esto puede explicar que se haya subestimado la exposición total debido al extenso uso de edulcorantes artificiales en alimentos procesados. Este estudio prospectivo de cohortes consideró mediciones más precisas del consumo de edulcorantes artificiales de todas las fuentes de alimentación para determinar si la exposición a largo plazo se relaciona con un aumento del riesgo de padecer cáncer en hombres y mujeres.

Los investigadores del estudio querían saber:

Los investigadores querían saber si el consumo de ciertos edulcorantes artificiales aumenta el riesgo de padecer cáncer.

Poblaciones que se analizaron en este estudio:

Esta investigación analizó a 102,865 personas adultas francesas que participaron en el estudio NutriNet-Santé, estudio que implica un extenso y constante esfuerzo para estudiar las relaciones entre nutrición y salud. La edad promedio de las personas participantes al inicio del estudio fue de 42.5 años; aproximadamente 80 % de las participantes fueron mujeres. Se excluyó a las personas participantes que padecían cáncer al inicio del estudio.

Diseño del estudio:

Los investigadores reunieron información sobre las personas participantes durante un promedio de 7.8 años. Reunieron información sobre la dieta cada seis meses utilizando registros de 24 horas en línea sobre la alimentación que se les asignó de forma aleatoria durante 15 días. El número promedio de registros de dieta de 24 horas por participante fue de 5.6. Además, los investigadores reunieron información detallada cada año sobre el estado de salud, actividad física, estilo de vida y opciones demográficas. Con el fin de comprobar los casos de cáncer, las personas participantes proporcionaron sus expedientes clínicos e informes de patología. Se obtuvo la información médica de más del 90 % de los casos de cáncer y se comprobó el 95 % de los casos. Los investigadores utilizaron pruebas estadísticas para ajustar diversos factores, incluyendo edad, sexo, IMC, aumento de peso durante el seguimiento, actividad física, consumo de tabaco, consumo de alcohol, nivel de estudios, antecedentes familiares de cáncer, prevalencia de la diabetes y dieta. Los modelos de cáncer de mama se ajustaron a la edad de la primera menstruación, número de hijos o hijas, estado menopáusico y uso de métodos anticonceptivos. Estos enfoques (ajuste por diferentes factores) fueron un intento para comprender si los edulcorantes artificiales o estos otros factores tenían una relación con los cambios en el índice de padecer cáncer.

Resultados del estudio:

Entre las personas participantes:

  • El 37 % consumía edulcorantes artificiales.
  • Los edulcorantes artificiales que se consumían con más frecuencia fueron NutraSweet/Equal (aspartamo), que representó el ~60 % del consumo total de edulcorantes artificiales de las personas participantes; Sunett/SweetOne (acesulfamo de potasio), que representó más del ~30 % del consumo total; y Splenda (sucralosa) que representó más del ~10 % del consumo total.
  • Los alimentos o bebidas más comunes con edulcorantes artificiales fueron bebidas endulzadas artificialmente, edulcorantes de mesa y yogurt/queso cottage.

Al final del estudio, se diagnosticaron 3,358 casos (3.3 %) de cáncer entre las personas participantes: 982 casos de cáncer de mama y 403 casos de cáncer de próstata. Los resultados señalaron que:

    • un alto consumo total de edulcorantes artificiales se relacionó con un aumento del 13 % en el riesgo de padecer cáncer (todos los tipos de cáncer) en comparación con un nulo consumo de edulcorantes artificiales. Durante varios años de seguimiento, aproximadamente 3 de cada 100 personas que no consumían edulcorantes artificiales fueron diagnosticadas con cáncer en comparación con 3 o 4 de cada 100 personas que sí consumían edulcorantes artificiales.
    • un alto consumo de NutraSweet/Equal (aspartamo) se relacionó con un aumento del 22 % en el riesgo de padecer cáncer de mama al realizar la comparación en participantes que no consumían edulcorantes artificiales. Durante el estudio, aproximadamente 1 de cada 100 mujeres que no consumían edulcorantes artificiales presentaron cáncer de mama en comparación con 1 o 2 de cada 100 mujeres que sí consumían edulcorantes artificiales.
    • no se observó una relación entre el consumo de Splenda (sucralosa) y cualquier tipo de cáncer.
    • no se observó una relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el cáncer de próstata.
    • no se observó ninguna interacción entre el consumo de edulcorantes artificiales y el índice de masa corporal (IMC) en ningún tipo de cáncer.
    • la relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el riesgo de padecer cáncer de mama no fue diferente en mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas.

Fortalezas y limitaciones

Fortalezas:

  • Este estudio prospectivo de cohortes incluyó a más de 102,000 participantes quienes recibieron seguimiento durante una mediana de casi ocho años, hecho que permitió a los investigadores determinar de qué forma el consumo a largo plazo de edulcorantes artificiales específicos pueden tener un impacto en el riesgo general de padecer cáncer y el tipo de cáncer más frecuente en mujeres (mama) y en hombres (próstata).
  • Los participantes proporcionaron registros de dieta detallados, incluyendo nombres/marcas de productos específicos. Los tamaños de las porciones se corroboraron por medio de fotografías o usando un contenedor del tamaño de la porción. Los investigadores analizaron el efecto de cada tipo de edulcorante artificial por separado y en combinación con otros edulcorantes. El diseño es mejor en comparación con estudios previos que se basaron principalmente en el consumo de bebidas endulzadas artificialmente para calcular en consumo total de edulcorantes artificiales.
  • Los investigadores intentaron ajustar diversos factores (p. ej., edad, sexo, IMC, actividad física, consumo de tabaco, etcétera) para ayudar a determinar mejor el impacto específico de los edulcorantes artificiales en el riesgo de padecer cáncer.
  • El estudio fue financiado por instituciones de investigación académica e institutos oncológicos europeos más que por empresas que pudieron haber tenido un posible conflicto de intereses.

Limitaciones:

  • Los participantes se limitaron a personas adultas francesas, en su mayoría de raza blanca. La mayoría de las participantes (~80 %) fueron mujeres. Los resultados del estudio no aplican para la mayoría de las poblaciones, por ejemplo, para hombres o personas de diferentes grupos raciales o étnicos o de otros países. El estudio consideró los antecedentes familiares de cáncer pero no analizó si las personas participantes tenían una mutación genética hereditaria que aumentara el riesgo de padecer cáncer.
  • El estudio se basó en los registros de la dieta de las personas participantes, los cuales pueden estar sujetos a errores. Cerca del 15 % de los participantes fueron excluidas por “no informar los niveles correctos de energía”, lo que se refiere a que sus informes del consumo total de calorías eran anormalmente bajos al considerar factores como el sexo, edad, estatura, peso y nivel de actividad física.
  • Existe un potencial del sesgo de selección porque es más probable que los participantes en estudios de cohortes longitudinales basados en voluntarios (incluyendo este estudio) sean mujeres con un mayor nivel de estudios y un buen nivel socioeconómico.
  • Los investigadores reconocieron el potencial de “causalidad inversa” donde las personas participantes pueden cambiar su dieta (quizá aumentando el consumo de edulcorantes) antes de ser diagnosticadas con cáncer.
  • Fueron pocos los casos de diversos tipos de cáncer (p. ej., páncreas, riñón, hígado, vejiga) que se diagnosticaron para evaluar el impacto de los edulcorantes artificiales.
  • Aunque se llevaron a cabo varios ajustes a la información para comprender mejor si los edulcorantes artificiales u otros factores afectaban en los cambios del índice de cáncer, este tipo de estudio de observación no comprueba que exista una relación directa entre el consumo de edulcorantes artificiales y el cáncer. Comprobar esta relación requiere realizar un estudio controlado y prospectivo en el que algunas personas consuman edulcorantes artificiales y otras no a lo largo de varios años. Este tipo de estudios son difíciles de realizar porque es complicado –aunque no imposible– controlar las dietas de las personas.

Contexto

Los resultados de estudios anteriores que analizaron los efectos de los edulcorantes artificiales en el riesgo de padecer cáncer han sido ambiguos. Algunos estudios en animales indican que los edulcorantes artificiales están relacionados con el aumento de los índices de cáncer pero los resultados son contradictorios dado que los niveles de edulcorantes artificiales en estos estudios a menudo rebasan los límites normales. En los estudios en humanos, los resultados son encontrados pero en la mayoría no se ha demostrado que los edulcorantes artificiales contribuyan al riesgo de padecer cáncer cuando se consume su consumo no rebasa la ingesta diaria admisible (IDA) establecida. Una revisión y metaanálisis sistemáticos recientes demuestran que la mayoría de los resultados médicos (incluyendo el cáncer) no son significativamente diferentes en personas que consumían o no edulcorantes artificiales, aunque los investigadores expresan que es necesario realizar más estudios.

Es complicado analizar si un único elemento en la dieta de una persona puede aumentar el riesgo de padecer cáncer. Un reciente estudio realizado en el mismo grupo de participantes (estudio NutriNet-Santé) demostró que un alto consumo de azúcar común se relacionó con un aumento del 17 % en el riesgo general relativo de padecer cáncer y un aumento del 50 % en el riesgo relativo de padecer cáncer de mama. Los investigadores interpretaron esto como evidencia de que el consumo de edulcorantes artificiales y de exceso de azúcar se relacionan en la misma proporción con el riesgo de padecer cáncer. Aunque existen limitaciones, este tipo de estudios de cohortes extensos y prospectivos proporcionan información valiosa para determinar si alimentos específicos o aditivos alimentarios se podrían considerar como factores de riesgo modificables para la prevención del cáncer.

Conclusiones

En este estudio se observó que los edulcorantes artificiales tenían una relación del 13 % de aumentar el riesgo de padecer cáncer. Para ilustrar la forma en cómo esto afecta el riesgo real, en los Estados Unidos, el riesgo de por vida promedio de una persona de padecer cualquier tipo de cáncer es de aproximadamente el 40 %; el consumo de edulcorantes artificiales podría aumentar ese porcentaje al 45 %. En este estudio se observó que el consumo de NutraSweet/Equal (aspartamo) aumentó en 22 % el riesgo de padecer cáncer de mama. En los Estados Unidos, el riesgo de por vida promedio de una mujer de padecer cáncer de mama es aproximadamente de 13 %; el consumo de edulcorantes artificiales podría aumentar este porcentaje a 16 %.

Muchas personas consumen edulcorantes artificiales para evitar consumir azúcar en exceso, hecho que conlleva sus propios riesgos a la salud. La mayoría de la información indica que es poco probable que los edulcorantes artificiales tengan un efecto importante en el riesgo de padecer cáncer. Otros factores relacionados con el estilo de vida (consumo de alcohol, obesidad, falta de ejercicio, consumo de tabaco) tienen efectos similares o de mayor importancia en el riesgo de padecer cáncer. Además, este estudio no incluyó el consumo de stevia, un endulzante natural sin calorías elaborado a partir de la planta de stevia. Es posible que el consumo de stevia sea la forma más segura de reducir el consumo de azúcar sin aumentar el riesgo de padecer cáncer; sin embargo, es necesario realizar más estudios al respecto. Aunque no existe suficiente evidencia que sugiera que las personas que dejaron de consumir edulcorantes artificiales redujeron su riesgo de padecer cáncer, puede ser útil consultar con un nutriólogo sobre su dieta en general.

Regresar a la página de inicio de XRAY