Estudio: Las vacunas personalizadas pueden ayudar al tratamiento contra el cáncer de páncreas

Resumen

Por lo general, el cáncer de páncreas se diagnostica en una etapa avanzada cuando los pacientes tienen ya muy pocas opciones de tratamiento.  Los primeros resultados del estudio demostraron que una vacuna contra el cáncer de páncreas retrasó la reaparición de la enfermedad en casi la mitad de los participantes. (Publicado el 29/8/23)

Versión para imprimir Lea el artículo que evaluamos
Las vacunas personalizadas pueden ayudar al tratamiento contra el cáncer de páncreas

Relevancia

Este artículo es de mayor interés para: Personas con cáncer de páncreas que tienen tumores que se pueden extirpar (es decir, quitar) con una cirugía. También es de interés para:

  • Personas recién diagnosticadas con cáncer
  • Personas con cáncer de páncreas

Relevancia: Media-alta

Validez científica: Media-alta

Línea de tiempo: Investigación en humanos

Detalles de calificación de relevancia


¿De qué se trata el estudio?

En este estudio, que incluyó una pequeña cantidad de participantes, se sometió a prueba una vacuna personalizada para tratar el cáncer de páncreas. La vacuna se elaboró de forma individual para los pacientes con base en los rasgos específicos de su cáncer. La vacuna se administró en conjunto con la quimioterapia estándar y un medicamento que afecta al sistema inmunitario. El equipo de investigadores se enfocó en los pacientes que se sometieron a cirugía para extirpar el cáncer de páncreas, con la expectativa de aumentar el tiempo antes de la reaparición del cáncer y a la par mejorar la supervivencia del paciente.

¿Por qué es importante este estudio?

En general, el cáncer de páncreas tiene niveles bajos de supervivencia y es la tercera causa de muertes por cáncer en Estados Unidos.  Se ha observado un aumento de los casos de cáncer de páncreas tanto en Estados Unidos como en el mundo. Es necesario mejorar los tratamientos, ya que son pocos los tratamientos que son efectivos.

Un enfoque de tratamiento prometedor es la inmunoterapia, que usa la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo para atacar las células cancerosas. Las vacunas pueden mejorar la habilidad del sistema inmunitario de encontrar y destruir las células cancerosas. Sin embargo, en los estudios realizados hasta la fecha la inmunoterapia no ha demostrado ser un buen tratamiento contra el cáncer de páncreas.

Los investigadores querían analizar si podían crear una vacuna (con base en los procesos relativamente nuevos que se utilizaron para elaborar las vacunas contra el COVID) que aumente la cantidad de células específicas del sistema inmunitario conocidas como CD8+ en los pacientes con cáncer de páncreas. Esta vacuna utiliza el ARN mensajero o ARNm de las células cancerosas para ayudar a estimular al sistema inmunitario. El equipo de investigadores espera que esta vacuna desencadene una mejor respuesta inmunitaria al aumentar la cantidad de células T CD8+ que pueden atacar y destruir las células cancerosas.

Resultados del estudio

Dieciséis participantes con cáncer de páncreas se sometieron a cirugía para extirpar los rumores y recibieron tratamiento con una vacuna de ARNm, un medicamento para inmunoterapia y un curso de quimioterapia. 

La vacuna sí mejoró la respuesta del sistema inmunitario.

  • Después de tratamiento, la mitad (8 de 16) de las personas que recibieron la vacuna tenían mayor cantidad de células T CD8+. El equipo de investigadores clasificó a estos pacientes como "pacientes que respondieron al tratamiento", porque sus sistemas inmunitarios respondieron a la vacuna al generar más células inmunitarias que podían atacar las células del cáncer de páncreas. 

La vacuna prolongó el tiempo antes de la reaparición del cáncer.

  • En la mayoría de los pacientes que respondieron al tratamiento el cáncer no había regresado en los 18 meses después del tratamiento.
  • Al momento en que se publicó este artículo, algunos de los pacientes que respondieron al tratamiento todavía no tenían reaparición del cáncer.
  • En los pacientes que no respondieron al tratamiento (participantes cuya cantidad de células inmunitarias no aumentó después de la vacuna), el cáncer reapareció aproximadamente 11 meses después de que terminaron el tratamiento con la vacuna.
  • El retraso en la reaparición del cáncer estuvo estrechamente relacionada con la fuerza de la respuesta inmunitaria más que con otros factores, como las características de los propios pacientes, los medicamentos utilizados para quimioterapia o el tamaño del tumor.

En algunos casos, la respuesta inmunitaria duró hasta más de 2 años.
Los investigadores evaluaron la cantidad de células T CD8+ en los participantes en varias ocasiones después del tratamiento:

  • Los pacientes que respondieron al tratamiento tuvieron más células T CD8+ hasta por dos años después del tratamiento.
  • Las células T CD8+ pudieron atacar tanto a las células cancerosas en el páncreas como a las que se diseminaron a otras partes del cuerpo. Un paciente presentó metástasis en el hígado. Cuando se realizó la biopsia, se observó que el órgano estaba rodeado por muchas células T CD8+. Posteriormente, la metástasis no apareció en la tomografía computarizada (TC).

Los efectos secundarios asociados con la vacuna fueron mínimos.

  • Ninguno de los participantes presentó un evento adverso grave (grado 4 o 5) ni un evento adverso de riesgo vital.
  • Una persona presentó fiebre grave de grado 3 y presión arterial alta.

La mayoría de los participantes presentaron efectos secundarios de bajo grado, de los más frecuentes fueron escalofríos y fiebre relacionada con la vacuna y comezón relacionada con el medicamento para inmunoterapia.
 

¿Qué significa esto para mí?

Aunque es un tratamiento prometedor, este es un primer estudio de investigación en el que participan pocas personas. En la actualidad, las vacunas y otras inmunoterapias para tratar el cáncer de páncreas sólo están disponibles a través de un estudio clínico. El estudio clínico de fase II está reclutando participantes para probar este medicamento. Es necesario llevar a cabo estudios más grandes para entender mejor la eficacia de la vacuna y descubrir las razones por las que unas personas responden al tratamiento y otras no. Si usted fue diagnosticado con cáncer de páncreas y le interesa el tratamiento con la vacuna, pregúntele a su médico si le recomienda participar en un estudio clínico. En la pestaña llamada “Research” (Investigación) de esta publicación se incluyeron algunos estudios clínicos de la vacuna para tratar el cáncer de páncreas. En este pequeño estudio, ninguno de los participantes resultó positivo para una mutación hereditaria, así que no está claro si las personas con una mutación hereditaria relacionada con el cáncer respondería de forma diferente en comparación con otros participantes. Es necesario realizar más investigaciones para aclarar esta cuestión.

Bibliografía

Rojas, L.A., Sethna, Z., Soares, K.C. y cols. Personalized RNA neoantigen vaccines stimulate T cells in pancreatic cancer [Vacunas personalizadas con ARN y neoantígenos para estimular las células T en el cáncer de páncreas]. Nature 618, 2023; 144–150.

 

Preguntas que debe plantear a su médico
Preguntas que debe plantear a su médico

  • ¿Califico para participar en estudios clínicos de vacunas para tratar el cáncer de páncreas?
  • ¿En dónde puedo realizarme pruebas tumorales para opciones específicas de tratamiento?
  • ¿Debo realizarme una prueba genética para detectar una mutación hereditaria?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios asociados con los tratamientos contra el cáncer?

Directrices
Directrices

La Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN, por sus siglas en inglés) hace las siguientes recomendaciones para personas diagnosticadas con cáncer de páncreas:

  • Tratamiento por parte de un equipo multidisciplinario (MDT, por sus siglas en inglés): las decisiones de tratamiento se deben tomar por un equipo que incluya a médicos, personal de salud, asesores genéticos y profesionales de la salud mental y que tiene la preparación y experiencia para tratar y resolver cuestiones relacionadas con el tipo de cáncer que padecen los pacientes. Es más probable que un MDT esté afiliado o localizado en los centros oncológicos que tienen experiencia en tratar el cáncer de páncreas.
  • Presencia de tumores diagnosticados en la etapa por medio de exploraciones por imágenes: es necesario saber la etapa del tumor para planear y controlar el tratamiento de los pacientes. Las exploraciones por imágenes (p. ej., tomografía) se utilizan para diagnosticar la etapa del/de los tumor/es del cáncer de páncreas. Las pruebas determinan si el tumor se puede extirpar con cirugía (es resecable), si el cáncer ha llegado a los órganos cercanos o nódulos linfáticos (localmente avanzado) o incluso a otras partes del cuerpo (es metastásico).
  • Consulte con el equipo de profesionales de la salud si es recomendable someterse a quimioterapia antes o después de una cirugía.
  • Realizarse las pruebas genéticas utilizando un panel genético integral para el cáncer hereditario (esta recomendación se aplica a las personas que han sido diagnosticadas con cáncer de páncreas).  
    • Los resultados de las pruebas genéticas se pueden usar para tomar decisiones relacionadas con el tratamiento.
  • Realizarse las pruebas de detección de tumores (para personas con cáncer de páncreas localmente avanzado o metastásico).
    • Los resultados de estas pruebas se pueden utilizar para tomar decisiones relacionadas con el tratamiento.
  • Conservar una copia de todos los resultados de las pruebas (los portales en línea para pacientes son un excelente método para tener acceso a resultados de pruebas), la cual será útil cuando se necesita una segunda opinión. 

actualizado: 11/25/2021

Regresar a la página de inicio de XRAY